No existe mejor forma de conocer a alguien que mirarle a los ojos y cruzar el portal que conduce al interior del alma

viernes, 25 de junio de 2010

Metamorfosis de una vida

Agazapada en el silencio de la noche y rehuyendo de la realidad en la esquina del cuarto, espera la llamada.
Siente la sangre fluir, la música del corazón y el baile del vientre que acompaña la respiración.
Las ansias hacen que se descontrole todo, respiración acelerada, los latidos suenan cual tambor y la sangre que corre quema dentro como aceite de motor...
Y espera, siente un ruido y se acelera, creyendo que toda su vida pende de un hilo telefónico que no suena. Ha estado tanto tiempo dedicándole todos los días, todos los momentos, que ahora, ya no tiene vida propia si no es en su vida, en su mañana cada día, en sus tardes de café y mentiras, en sus domingos de que hacer y rutina. En tanto que se que se convirtió en melancolía, en una historia que creció en su cabeza y no nació en la vida.
Y lo adorna de sueños fracasados y momentos que no han llegado, fantasea mientras hace la comida, tal vez hoy..., tal vez sea hoy ese día...

No hay comentarios:

Publicar un comentario