No existe mejor forma de conocer a alguien que mirarle a los ojos y cruzar el portal que conduce al interior del alma

martes, 8 de junio de 2010

Desnuda

Y de pronto... ahí está,
aparece frente a mí, como si fuese a quedarse; como árbol que quiere echar raíces. Acariciándome con sus palabras que narraban su pasado, sus sueños e historias que en algún lugar había escuchado.
Me miraba y desnuda frente a él me sentía. Cómo huir???
No quería... Pasa y quédate a vivir, gritaba en mis adentros.
Me conocía. Nada en él me atemorizará, ningún defecto, ninguna manía; ya había vivido en esos ojos, en esa sonrisa, en esa cabeza loca que da vueltas mientras mira...
Y mientras me acariciaba con su voz lo miraba y me miró, los relojes se pararon; sonreí y me sonrió, creo me reconoció...
Y ahora espero; a que llegue un día y nos toque de nuevo vivir juntos una nueva vida, una vida ya vivida, un futuro a su lado como en las otras vidas, cuando nos prometimos buscarnos una y otra vez, una vida y otra vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario