No existe mejor forma de conocer a alguien que mirarle a los ojos y cruzar el portal que conduce al interior del alma

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Arreglando el mundo

Un científico que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlo. Así que pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus duda. Cierto día, su hijo de 7 años invadió su laboratorio decidido a ayudarlo a trabaja. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle, con el objeto de distraer su atenció. De repente, se encontró con una revista en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Pensó que sería imposible que a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niñ. Pero para su sorpresa, el mapa estaba completoTodos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz de hacerlo?

De esta manera el padre preguntó con asombro a su hijo:

Hijito, tú no sabías cómo era el mundo ¿cómo lo lograste?

El niño respondió: Papá, respondió el niño, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era.

Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y ví que había arreglado al mundo.

Gabriel García Márquez

Información tomada de aquí

Imagen tomada de aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario