No existe mejor forma de conocer a alguien que mirarle a los ojos y cruzar el portal que conduce al interior del alma

sábado, 11 de diciembre de 2010

Mis adornos

Disfruto realmente del transcurso del tiempo, de los detalles que engrandecen cada día. No me había parado a pensarlo hasta ayer, pero cada vez lo tengo más claro, tengo una vida paralela a la que comparto con vosotros, sí, y en ese, mi mundo, soy feliz, se vive realmente bien.

Adoro caminar, despacio; observarlo todo; imaginar continuaciones de historias; mirar a través de ventanas encendidas; sentir el calor de un hogar; escuchar una guitarra que suena en la calle; ver que el semáforo se pondrá en rojo y no acelerar el paso para cruzar, esperar, y sin embargo cruzar, con calma, sin ver brillar la luz verde, por que ya no pasan coches.

Me enamoro de los colores; del aroma de las piedras mojadas. Me llena el silencio.

Me fascinan las miradas. Las de los amantes que ya no pueden reprimirse más, las que adivinan, las que observan, como yo, las cómplices, las que guardan un secreto y las que hablan a voz en grito... Sí, hay miradas que hablan, que gritan en el silencio, que desnudan, te atraviesan y te arrebatan el alma. Hay miradas que se quedan dentro y si las vuelves a cruzar...
Hay ojos en los que me quedaría a vivir y otros que te cierran puertas. Hay quien teme mirar a otros ojos iguales por miedo a verse desnud@ ante ellos y quien se llen@ de valor y se come el mundo, como si de un algodón de azúcar se tratara.

Hay miradas transparentes y después estás tú...

Me gusta ver amanecer y disfrutar de los adornos que guardo aquí, en mi mundo...

Estas líneas no hubieran nacido en mi cabeza, de no ser por Albert Espinosa y a su "TODO LO QUE PODRIAMOS HABER SIDO TU Y YO SI NO FUERAMOS TU Y YO ", él ha sido mi musa, en esta ocasión.

P.A.M (Venres, 10 de Decembro de 2010)

4 comentarios:

  1. Precioso texto, Patricia. Y compartido por la mayoría de los que aman el silencio.


    (Repásalo, hay dos errores ortográficos)

    ResponderEliminar
  2. Bueno días María Jesús!!!
    Me alegra haya sido de tu agrado, la verdad es que llevaba toda la semana con cosas en la cabeza y saca de aquí, toma de allá..., seguro que con el tiempo crecerá, ya que al final como casi siempre lo hice a correr sin casi borrador.
    Gracias por la puntualización, me fijo tanto como tú en esos detalles :-P
    No sé como se me pudieron pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes?, yo he aprendido a proteger mi mirada, me ocurre como a ti, es cierto, pero no quiero que nadie lo sepa, prefiero pasar desapercibido, protejo mi mundo, mis sueños, mis historias.

    A veces tropezamos con gente que está especializada en detectar, a través de sus ojos, a personas sensibles, en sus mentes somos débiles y fáciles de manejar (o de engañar), esto hace que nos veamos obligados entonces a disfrazarnos de realidad y tener que enfrentarnos a facetas de la vida que detestamos profundamente.

    Claro que vivo como tú, de miradas, las busco en todas partes, me ayudan a encender el corazón cuando se me apaga, no importa de quien sean los ojos, pero si se posan en ti por un instante te transmiten una emoción inimaginable, hay gente que tiene esa facultad, no tiene nada que ver con relaciones sociales o el amor, es algo más profundo, son miradas furtivas que desaparecen de nuestras vidas casi en ese mismo instante pero se quedan, vaya si se quedan.

    Me gusta también hacer de esponja cuando voy por la calle, sonidos agradables, gente especial, esas guitarras de las que hablas, los niños y hasta un mendigo agradecido, pero no lo vivo con tu serenidad, mi espíritu ha temblado siempre y no encuentro la paz, vivo esas mismas sensaciones, pero como si estuviera en la cima de un volcán en erupción y me cuesta mucho parar y disfrutar esos instantes.

    Eso no quiere decir que no lo intente, y a veces hasta lo consiga, pero de verdad que no preocupa demasiado porque en mi mundo inventado disfruto de toda esa armonía que no encuentro y con eso me vale.

    Me ha gustado lo que has contado de ti.

    ResponderEliminar
  4. Ya me apetecía contestarte Falmingo, pero esta semana, me ha costado tener la serenidad que normalmente me caracteriza y eso no me gusta :-S

    Te puedes imaginar!!! Días de compras (odio con todas mis fuerzas ir de compras), no soporto hacerlos nunca, pero en estos días de tanto bullicio menos. Y bueno, la verdad es que no me llegaban las horas del día para hacer todo lo que "debía". Las horas del día nunca me llegan, pero normalmente es para todo lo que "quiero", siempre lo digo, los días debiesen ser más largos, para saborearlos realmente bien uhmmmmmmm... :-)

    Es muy agradable leerte y saber que compartimos tantos momentos en la distancia. Y aunque no consigas hacerlo con mi serenidad, saberte partícipe de ellos y que los disfrutas tanto como yo, si cabe, nos hace "vecinos" en es mundo intrínseco que tanto me aporta, eso está bien.

    Si consigues, disfrutarlos con esa calma que en ocasiones consigues, esos momentos llenaran un espacio que yo no lo cambio por nada material.

    Te mando un abrazo sincero y aunque me lleve tiempo responder, ya que me gusta tomarme mi tiempo para las respuestas y últimamente este está ausente, os leo a diario.
    Un beso, Patri

    ResponderEliminar